Los bebés disfrutan al máximo del teatro porque les estimula la novedad y su plasticidad cerebral se alimenta de todos los tipos de comunicación. Lo que perciben y ofrecen a través de los sentidos despierta y satisface su curiosidad, que es su forma principal de aprendizaje.

Una obra teatral para bebés debe combinar diferentes estímulos: sensoriales, sonoros, visuales, olfativos, táctiles. Como sus sentidos están en proceso de formación, necesitan conocer y reconocer el mundo que les rodea; sus descubrimientos son verdaderos regalos para la emoción y el intelecto: el sonido de la lluvia, el tacto del algodón, el aire de un abanico, el sonido de una campanilla, el juego de los dedos de la mano y del pie, o las burbujas de jabón flotando en la sala…

El teatro para bebés hace hincapié en que, además de las palabras, los humanos nos nutrimos de emociones para crecer. En algunas obras, las palabras y su sonoridad son una herramienta más del juego escénico, por ejemplo con repeticiones o breves rimas, pero no la principal.

Es importante crear una atmósfera imaginativa, con sorpresas y grandes dosis de ternura que les presente situaciones cotidianas en un entorno de creatividad sencillo pero completo de estímulos.

Datos prácticos para ir al teatro con bebés.

  • La edad recomendable es a partir de los 6 meses porque su capacidad para apreciar los estímulos está en pleno proceso madurativo.
  • Elegir una obra que se adecue a la edad de nuestro bebé. En muchas obras aparece esa información, pero siempre es mejor preguntar a los responsables de la sala o ver el tráiler de la obra. Podemos encontrarnos con la sorpresa de que la obra es de caja mágica negra con luces o de sombras y a nuestro bebé esos estímulos le asustan.
  • Elegir obras con una duración no superior a 30 minutos para mantener la atención.
  • Buscar salas adecuadas para que el bebé pueda ir con el adulto: aforo limitado, espacio para dejar el carrito, facilidad de acceso.
  • Que aseguren una buena visibilidad. Normalmente se sientan en cojines o colchonetas en el suelo, por la cercanía con la acción teatral.
  • Reservar con antelación. Aunque haya varias sesiones, tengamos en cuenta que se suele tratar de un aforo pequeño y con elevada demanda.
  • Los precios de las entradas oscilan entre los 8 y los 10 euros para el adulto y la mitad para el niño.

Cada vez hay más especialización en el mundo del teatro para bebés y normalmente los acompañantes disfrutan también del mundo mágico y dinámico en estas puestas en escena. Redescubramos las sensaciones y los juegos -porque el teatro es juego- junto con nuestros pequeñines. Es una experiencia atractiva de aprendizaje y ocio.

Redacción

Redacción

Saltando en los charcos. Tu nueva revista infantil en Madrid.

Sígueme en:
TwitterFacebook

Compartir:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter