A continuación les explicaremos un magnífico juego de magia que podrán realizar desde los más pequeños hasta los más grandes de la casa. Eso sí, antes de explicar este juego, no podemos comenzar sin antes decir dos premisas mágicas, que son:

Nunca se desvelarán los juegos de magia.

No se repiten bajo ningún concepto los juegos de magia al mismo espectador en un tiempo próximo, para así hacer una parada de olvido.

Una vez vistas las reglas mágicas, comenzaremos con el juego; solo os hace falta una baraja, ya sea española o francesa.

Para empezar, antes de presentar la baraja a los espectadores, colocarás, por ejemplo, el tres de trébol/tres de oros, en la posición número 3 empezando por la parte de debajo de la baraja (bottom, en magia) dada la vuelta con respecto el resto de las cartas; es decir, colocarás dicha carta en dicha posición empezando por la parte de las caras de las cartas (donde se encuentra el número). Posteriormente coloca otras dos cartas cualesquiera en posición normal (como el resto de la baraja) en la posición inferior del tres que quedó vuelto anteriormente.

¡Ya estás preparad@ para empezar el juego!

Muéstrales a tus espectadores la baraja de cartas (sin llegar al final, ya que se vería la carta volteada) y que escojan una de ellas libremente.

A continuación, pídele a un espectador que deje la carta que sacó, encima del mazo.

Por último, cortarás la baraja, dividiéndola en dos mazos de cartas, completarás el corte dejando finalmente la baraja en un solo mazo; dejando así la carta elegida por el espectador debajo de tu preparación inicial (es decir, debajo de las dos cartas normales y la carta volteada).

A continuación dirás que habrá una carta dada la vuelta. Al ir pasando las cartas, el espectador se desilusionará al ver que la carta volteada no es la que eligió él (sino que la carta vuelta es el tres de trébol/ tres de oros que colocaste inicialmente). Entonces, tú le explicarás que la carta que se ha dado la vuelta indica el número de cartas que hay que seguir hacia adelante para llegar a la que escogió él. Él mismo podrá pasar las dos cartas siguientes, para comprobar que la tercera es mágicamente la carta elegida.

truco-compressor

Recuerda: ensáyalo, no lo desveles, y a disfrutar

Compartir:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter